uruguay natural

Publicidad

 

La Floresta

La rambla Dr Miguel Perea, de La Floresta, es un paseo excepcional. La altura de las barrancas, las dunas abundantes, la vegetación adaptada a la arena, las aguas saladas y los vientos y, por sobre todas las cosas, la vista de la costa con su conjunción armónica de playa, cielo y mar.

Quietud y movimiento, permanencia y cambio. Cambian, por ejemplo, los colores y las tonalidades de los elementos según las horas y las estaciones. Cambia el paisaje humano –desde el paseante solitario y abrigado que recorre la orilla en invierno, buscando el aire limpio y el calor transitorio de soles esquivos, hasta el bullicio de las jornadas interminables del verano, con las arenas pobladas de una multitud multicolor y alegre.

La Floresta

También se registran cambios constantes en el ir y venir de las distintas especies de aves, las que migrando se van y las que llegan al cabo de una migración, o para cumplir una etapa necesaria. Se mueven de un lado al otro en una danza perpetua: se agrupan, se instalan en un rincón, se apoderan por unos instantes de una zona determinada para dispersarse luego  y tras una fiesta de graznidos y vuelos, de alas y gritos, volver a congregarse como si se reunieran en numerosa asamblea. Una y otra vez.

La Floresta

En esa rambla, en ese balcón privilegiado donde sobresale la escenografía espectacular de amaneceres y ocasos, donde una noche de pronto una luna inmensa brota del mar y con su magnética presencia ocupa el cielo y acapara el horizonte, en ese paseo siempre fantástico, también existen ejemplos significativos de la presencia y la actividad de los pobladores del balneario y también de algunos de sus más ilustres y generosos visitantes.

RAMBLA

Las pérgolas y los bancos instalados por cuenta y cargo de la Liga de Fomento para el disfrute de vecinos y paseantes son un ejemplo. Las estatuas dejadas como obsequio a la Liga por los artistas llegados desde los cuatro puntos cardinales para participar de las Bienales de Escultura y de los Encuentros de Escultores, constituyen otro elemento de valor e interés elevados.
Fueron iluminadas recientemente por la Intendencia de Canelones, algunas se ven deterioradas por el transcurso del tiempo o, mucho más grave y lamentable, por la acción de los vándalos. Estas obras de arte, bien patrimonial fundamental y distintivo de La Floresta constituyen,  –como tantas veces hemos señalado-  un verdadero museo al aire libre, un museo de brazos abiertos que comparte las vicisitudes de la costa con los pobladores locales, los veraneantes y los turistas.1298

Las estatuas, los bancos, las pérgolas, las veredas de césped, las escalera de acceso a la playa todos estos auténticos bienes al servicio de la comunidad, requieren cuidados y trabajos permanentes de mantenimiento, que la Liga de Fomento, dentro de sus posibilidades, ha tomado siempre a su cargo. Sea llevando a cabo las tareas con sus propios medios y aportando incluso los materiales, sea gestionando ante las autoridades municipales y departamentales la realización de las labores y las obras que estima necesarias.
Son para el uso y el disfrute de todos, sin excluidos, sin excepciones. Requieren del cuidado y la atención de todos, merecen ser respetados y defendidos.


 

Compartir esta página

 
Diseño web + gráfico | rupixel