uruguay natural

Publicidad

Día del Patrimonio en La Floresta (2013)

Por segundo año consecutivo, a iniciativa de la Liga de Fomento, La Floresta estuvo en la agenda de celebraciones del Día del Patrimonio, que se desarrolló los días 5 y 6 de octubre

El tema escogido este por el MEC como eje de esta doble jornada era “EL TANGO y su universo en toda su dimensión: el ayer, el hoy, el mañana en el Uruguay, en la región y en el mundo…”

Sábado 5 de octubre

Poco después del mediodía, enfrente al ya legendario chalet “Rio de Pra”, la familia Praderio sacó a la calle algunas de sus cachilas más valiosas y representativa, concitando la atención maravillada de los paseantes. Las primeras décadas del 900, época de oro del tango empezaban a asomar así en las calles de La Floresta, preparando el clima para los eventos que, poco después, comenzarían a desarrollarse en la Sala Tacconi.

A media tarde del sábado 5 se abrió la Sala para inaugurar la muestra de pintura de Elena Pintos, artista plástica local, dueña de una paleta de matices apagados, poblada de grises, marrones, granates y ocres muy apropiada para ambientar sus boliches y sus escenas de tango o milonga.

Elena tiene una extensa trayectoria; además de la pintura sobre tela ha estudiado y trabajado otras técnicas tales como repujado en metal, pintura sobre vidrio, pintura en madera, cerámica etc frecuentando prestigiosos talleres de nuestro medio y participado en una veintena de muestras y exposiciones, individuales y colectivas. Invitada en 2012 y 2013, se destaca como animadora de las tenidas de pintura en la calle y ante el público de nuestras Noches Blancas.

Promediado el sencillo vernissage que acompañó a la inauguración de la muestra, el Ingeniero Ricardo Tosar, vecino del balneario y miembro de una conocida familia de músicos y artistas, deleitó al público que circulaba apreciando la muestra de Pintos, con la ejecución, en una cuerda personalísima, de varios tangos y milongas que dialogaban con las telas en sorprendente empatía.

La versatilidad de la Sala Tacconi quedó de manifiesto cuando con movimientos discretos y casi imperceptibles, colaboradores anónimos comenzaron a colocar sillas generando en pocos minutos un entorno propicio para una charla, una conferencia o un recital. Los presentes ocuparon los asientos, y mientras Tosar ejecutaba ahora una pieza conocida y celebrada, irrumpió Margarita Abin, joven actriz que con un encanto muy personal habló del tango como “sentimiento y misterio”. Mezcla de aproximación poética al mundo de la música ciudadana y relato de historias como la de el jovencísimo Matos Rodríguez al tiempo de componer La Cumparsita, sin saber leer ni escribir un pentagrama, acompañada de tanto en tanto por intervenciones musicales de Tosar que ilustraba el texto con compases alusivos a lo que la actriz decía o relataba, manteniéndose en un discreto pero eficaz segundo plano, la charla se deslizó, densa y agradable a la vez, en un crescendo que culminó cuando Margarita, rindiendo homenaje a dos grandes del mundo del tango comenzó a cantar a capella la “Balada para un loco” de Piazzola, con letra de Horacio Ferrer. Pronto halló Tosar el tono adecuado y la acompañó en el canto. Fue un final verdaderamente mágico que arrancó prolongados aplausos de un público ya totalmente conquistado.

Y mientras Ricardo Tosar volvía a llenar el espacio acústico de la Sala Tacconi con su música y su peculiar manera de entender y ejecutar el tango, la mesa principal fue ocupada por la profesora Margarita Carriquiry quien tenía a su cargo dictar una conferencia sobre “Las letras que cantó Gardel”. Haciendo gala de un decir amigable, casi íntimo, suave y serio a la vez, Carriquiry consigue entablar un diálogo con el público en modo tan cálido y seductor que cada espectador lo experimenta como una conversación personal, un mano a mano. Así, logrando varios momentos de atracción hipnótica, su conferencia –que recorrió el tango, su mundo, sus personajes y las letras de algunas de las piezas de mayor significación o valor poético- se prolongó a lo largo de casi una hora, tiempo en el cual “no voló una mosca”. Tosar, que seguía con atención el discurso de la profesora, aportaba nuevos comentarios musicales que agregaban color y contribuían a la perfección de un clima a la vez amistoso, familiar y tanguero.

Domingo 6 de octubre

La tarde se abrió con una charla y coloquio a cargo de los integrantes del taller literario del Centro Cultural de la Liga de Fomento, orientado por el profesor Juan Carlos Ratto. Bajo el titulo “Tango: Esencia, identidad y tradición” el grupo de talleristas realizó un excelente aporte al conocimiento y valoración de la llamada música ciudadana. Indagar a fondo hasta alcanzar la esencia del tango, descubrir y describir su identidad y su condición de elemento identitario, visualizarlo como parte inexcusable de una tradición que, lejos de languidecer se renueva y fortalece con el transcurso del tiempo y el sucederse de las generaciones, configuraron los focos temáticos de la intervención del Taller, seguida por un público ávido y atento.

Y luego el plato fuerte de la velada. Para empezar, la proyección comentada del tema “El tango en el cine”, con fragmentos tangueros de filmes de todos los tiempos seleccionados y editados por el profesor Juan Carlos Ratto, autor además de los jugosos e informados comentarios que ilustraron la exhibición y guiaron a los espectadores en el conocimiento y la apreciación de lo que veían y escuchaban. A ella siguió la proyección completa del clásico del género, “El día que me quieras” recordado film rodado en 1935 y protagonizado por Carlos Gardel, Rosita Moreno y Tito Lusiardo. Las paredes de la Sala Tacconi, engalanadas con las telas de Elena Pintos, recogieron y testimonian el calor y el entusiasmo de los asistentes.

Compartir esta página

 
Diseño web + gráfico | rupixel