uruguay natural

 
 
 

Publicidad

Bienvenido a La Floresta!

¡Bienvenida! ¡Bienvenido! Estás en tu casa, y al explorar este sitio podrás conocer uno de los lugares privilegiados de la Costa de Oro uruguaya, el Balneario La Floresta y en él, apreciar la belleza de la naturaleza, la cordialidad de sus habitantes y vecinos, el esplendor de las mañanas, la ligereza del aire y la serenidad de sus tardes, la incomparable policromía de las salidas y puestas del sol, la provocación irresistible de su mar y sus playas. Acepta esta invitación, vale la pena.

¡Gracias Pepo! - ¡Feliz Navidad para La Floresta!

Creado en 18-12-2015

 

El 8 de diciembre de 2014 un vecino de La Floresta cargado de nostalgia, entusiasta, muy trabajador, vio por fin realizado un sueño que –según nos ha contado- acarició a lo largo de muchos años. En silencio, con hermética discreción, construyó una instalación de proporciones gigantescas que dominó la rambla Dr Miguel Perea de nuestro balneario durante ese verano y apareció de pronto, como por obra de un prestidigitador, en aquella noche inaugural.
Espíritu navideño en La FlorestaEste año la operación se repitió. El laborioso soñador desarrolló y perfeccionó su idea y otra vez, en la fecha mágica de sus recuerdos de infancia, un enorme y luminoso árbol de Navidad se encendió en todo su esplendor sobre el techo de la Policlínica, venciendo la oscuridad y alegrándonos la vista. Durante algunas horas de ese día, una figura que a veces se hacía diminuta en la altura, entregaba su tiempo y su energía creativa para dejarnos a todos -vecinos, visitantes, turistas-, ese regalo que es al mismo tiempo el objeto, la materia viva de aquel sueño.

 

La FlorestaEl soñador se llama Alvaro Rodríguez, aunque casi toda Floresta lo conoce mejor y cariñosamente como “Pepo”, un hombre cordial, abierto y siempre dispuesto a contribuir con una mano solidaria a cualquier ini-ciativa animada por el deseo de servir al bien común.

La Navidad -fecha que nos convoca al encuentro, a compartir un ágape con familiares y amigos, a desearnos unos a otros felicidad-, es también y por todo ello una instancia propicia para renovar nuestras esperanzas de paz y armonía. Ese espíritu anima a nuestro buen amigo y se hace visible en la obra que ahora todos podemos disfrutar.
 

 

¡Gracias Pepo! y ¡Feliz Navidad! para todos


La FlorestaNavidad

Compartir esta página

 
Diseño web + gráfico | rupixel